Probablemente la situación actual, genere  en nosotros una serie de emociones como pueden ser miedo, ira, tristeza, frustración; que si no son gestionadas adecuadamente, pueden traer consecuencias negativas en nuestras relaciones sociales, nuestro trabajo y en nuestro bienestar general.